Noticias‎ > ‎

Liga Madrid WP Absoluto Masculino: CN Cdad Alcorcon - AR Concepción B

publicado a la‎(s)‎ 4 dic. 2014 12:19 por AR Concepción   [ actualizado el 4 dic. 2014 12:19 ]
El pasado domingo nuestro joven Absoluto B visitó la piscina del Prado de Santo Domingo para jugar contra el Alcorcón. El rival, entrenado por un ex-jugador de la talla de Juan Carlos García “Sapo” es el equipo juvenil que ya nos ganara en nuestra categoría, exhibiendo el poderío de sus boyas y el buen hacer de su entrenador. Esperemos que este proyecto siga creciendo cada año para volver a ser foco importante del waterpolo madrileño.

Si en anteriores partidos habíamos sufrido en piscinas estrechas y pequeñas, que casi eran una bañera, en esta ocasión tuvimos la suerte de poder disputar el partido en 30 m x 25 m. ¡Como nuestros mayores! Desde el primer segundo, supimos adaptarnos a lo que requería un campo de este tamaño. Transiciones muy rápidas, hasta los dos metros y una defensa bien cerrada sobre su boya fueron las claves que nos dieron una ventaja de dos goles al acabar la primera parte. De nuevo, nos basábamos en la solidez de nuestra portería y el dominio de Pablo Checa en esta liga. La gente del banquillo hoy sí salía enchufada y eso se notaba manteniendo nuestra ventaja, aún con las muchas ocasiones falladas (otra vez nuestro talón de Aquiles).

Y llegó nuestra pesadilla más recurrente este año. La desconexión mental antes de tiempo. Nos relajamos y las defensas dejaron de robar balones; en ataque nos espesamos y el rival supo aprovechar esta falta de intensidad. Estábamos desquiciados en ataque, algunos queriendo hacerlo todo (y encima rápido y mal) y otros con miedo de asumir responsabilidades. Era tal el esperpento que se chutaba desde nueve metros con un compañero solo en dos metros, jugadores solos en posición de cinco, en vez de pedir el balón se esquinaban e intentaban pasar desapercibidos. Con este desolador panorama se llegó a estar dos goles abajo a falta de tres minutos para el final del partido. Pero cuando peor pintaban las cosas, un robo de Alvarito, una gran defensa de Santi e Iván y otro rápido contraataque nos daba el empate. Encima, a falta de menos de un minuto se conseguía un hombre de más que, acabó en penalti que, esta vez sí, Iván Alcón transformó en el definitivo 8 – 9 que nos daba la victoria.

Esta vez fue cara, pero ya hemos jugado con fuego demasiadas veces y siempre nos hemos quemado. No puede ser que un partido que marcha ordenado y controlado, donde imponemos el ritmo de juego, lo demos por finiquitado antes de acabarlo, con la consiguiente bajada de tensión. Los partidos son cuatro cuartos y se empiezan a jugar desde el calentamiento hasta que nos damos la mano con el rival.

Borja Alonso Navarro