Noticias‎ > ‎

Liga Madrid WP Cadete Masculino: CW Majadahonda - AR Concepción

publicado a la‎(s)‎ 4 dic. 2014 12:08 por AR Concepción   [ actualizado el 4 dic. 2014 12:09 ]
Nos enfrentamos el pasado sábado al Majadahonda del ex-seleccionador de Madrid, Carlos de la Torre, en Cagigal. El rival es un equipo bien trabajado, con trece jugadores que dan la cara continuamente. Físico, nado y una idea clara de juego de la que no se salen son sus señas de identidad.

Nosotros, que veníamos de cuajar un gran partido contra el Moscardó debíamos ratificar que queremos luchar por ir al Cto. de España. La cosa empezó muy bien. La férrea defensa unida a transiciones de manual nos daban un primer parcial de 1 – 3 que no fue más amplio por nuestros propios desatinos (algún pase mal dado y la falta de puntería que empieza a ser, lamentablemente, nuestra seña de identidad).

A partir de aquí, la peor versión posible de nuestros chicos. Cuando estamos con confianza (en mí y el compañero), somos generosos en el esfuerzo, serios en defensa y todos jugamos con la misma idea de equipo, competimos de igual a igual con los mejores. Cuando no damos el 100% y falla la confianza de cada uno y el colectivo, somos un desastre. Este desastre que se manifestó en un segundo cuarto y tercero en el que nos pusimos dos goles abajo. El rival no paraba de permitirnos generar ocasiones y no nos atrevíamos ni a concretarlas. Esto nos hacía ser un manojo de nervios en defensa, donde sólo Iván Alcón y un imperial Lucas Rincón marcando la boya se salvaron de la quema.

Último cuarto, nada cambiaba, pero un tiempo muerto y un arreón de furia y orgullo nos llevaron al empate del partido. 8 – 8 y un hombre de más a favor que acabó en el larguero. Nos tocaba defender, última jugada. Pero regalamos una falta en cinco metros que, unida a la mala posición del defensor se convirtieron en un chut libre del rival que, aunque nuestro portero Gonzalo Peña logró desviar en un primer momento, un desafortunado golpe de suerte al ir a sacarlo lo convirtió en el 9 – 8 definitivo.

Los nervios, la tensión mal entendida, el miedo al fallo, nos lastran demasiado. Seguimos creciendo y este pasito atrás, sin duda nos dará el impulso imprescindible para luchar por las más altas cotas.

Borja Alonso Navarro