Noticias‎ > ‎

Lo hemos hecho, así que ¿por qué no vamos a poder volver a hacerlo?

publicado a la‎(s)‎ 1 may. 2015 5:03 por AR Concepción   [ actualizado el 1 may. 2015 5:12 ]

Una inspiración para todos...


“La mayor gloria en la vida no consiste en no caer, sino en levantarnos cada vez que caemos”

Nelson Mandela


Nelson Mandela se encomendó un objetivo para su vida: acabar con el apartheid y la pobreza fruto de la desigualdad de oportunidades en su país. Pero no quería hacerlo creando un apartheid de nuevo signo, sino a través de la reconciliación y de la integración de la sociedad sudafricana. No se lo pusieron fácil: se lo intentaron impedir de todas las formas posibles, incluyendo un encarcelamiento de 27 años en una celda de poco más de 2x2 metros en la isla de Robben. Igualmente, también Mandela reconoció que, a lo largo de su vida, había cometido muchos errores persiguiendo su objetivo.

En gran medida podemos decir que lo consiguió. Cualquier otra persona que hubiera afrontado tantas y tan graves adversidades y errores habría abandonado, pero Mandela siempre se levantó una vez más de todas las que había caído o le habían tirado al suelo.

El progreso de cualquier sociedad, empresa, equipo… siempre viene de la mano de personas (afamadas o anónimas) que, como Mandela, son capaces de decir “empecemos una vez más”.


“Derribar y destruir es muy fácil:
los héroes son los que trabajan y construyen”




No pudo ser. Lo intentamos con todas nuestras fuerzas pero nos faltó un poco, solo un poquito más, para haber podido mantener a nuestros equipos absolutos de chicas y chicos en División de Honor.

Ahora nos toca recomponernos, identificar nuestras fortalezas -para potenciarlas- y nuestras debilidades -para corregirlas-. Y sobre todo, recomponer nuestro espíritu, nuestra energía mental, nuestras ganas y afán de superación.

Tenemos toda una temporada para ello, pero sobre todo tenemos a las personas adecuadas para ello. Tenemos jugadores con la calidad, la serenidad y el “oficio” que da la experiencia de haber competido muchos años en las categorías cumbre del waterpolo español. Tenemos a jóvenes jugadores que compensan su menor experiencia con un entusiasmo y una actitud que darían positivo en un test de doping. Tenemos los técnicos capaces de hacer la alquimia que convierte a magníficos jugadores en magníficos equipos.

Todos ellos son verdaderos amateurs, con los que nos hemos enfrentado a los equipos “top” del waterpolo español, incluidos Campeones de Europa (que casi podríamos asimilar a Campeones del Mundo). Nos hemos enfrentado a equipos en los que militan jugadores profesionales, cuyo rendimiento deportivo está asociado a una contraprestación económica que incluso les permite dedicarse con exclusividad al waterpolo. Ninguna queja al respecto: ya sabíamos quiénes teníamos enfrente. Pero es importante escribirlo para ponerlo en valor: nuestros jugadores, y en gran medida nuestros técnicos, son socios “de pago” de nuestro Club, que practican el waterpolo al máximo nivel de forma absolutamente amateur, que se “roban” horas de sus ocupaciones, ocio y familia para ir a entrenar (en muchas ocasiones en unas instalaciones que no alcanzan el nivel que luego van a afrontar en la competición). Y esta comparación hace aún más grandioso el mérito de haber situado en División de Honor a los equipos de chicas y chicos del AR Concepción.

La nueva temporada nos dará la oportunidad de trabajar con la ilusión de regresar a la categoría cumbre: ya lo hemos hecho, así que ¿por qué no vamos a poder volver a hacerlo? Los grandes marinos no se ven cuando el viento sopla a favor y el mar está en calma, sino cuando la mar está difícil. Y nuestro Club está lleno de “marinos”, no de simples pasajeros.

Queremos acabar con un agradecimiento y un reconocimiento expreso a todos aquellos que han participado en esta extraordinaria andadura de las chicas y chicos del AR Concepción dentro de la División de Honor del waterpolo español: por supuesto a jugadores y técnicos, pero también
  • a los jugadores de los equipos más jóvenes, que han intervenido en muchos partidos desde el agua y en casi en todos desde la grada
  • familiares y aficionados, que han preparado bocadillos de viaje y han subido los decibelios con los que animábamos a nuestros equipos
  • a los patrocinadores del Club, que nos han facilitado medios con los que reducir un poco el enorme diferencial de activos que se da dentro de la División de Honor
  • a todos aquellos que con su trabajo, muchas veces discreto y anónimo, han contribuido a potenciar el nombre del AR Concepción dentro de la élite del waterpolo
Como veis, un equipo somos muchos más que aquellos que están en el agua. A todos muchas gracias y la enhorabuena porque siempre tendremos la satisfacción de poder decir “yo soy parte de esto”.